Coincidencias de terror

Coincidencias de terror

Hay ocasiones en las que las coincidencias de terror anecdóticas, los paralelismos, las sincronicidades tienen una difícil explicación. En la presente sección también se abordan curiosidades intelectuales relacionadas con la astrología. Las extrañas coincidencias se mueven en el orbe de la especulación psicológica. El psiquiatra Carl Gustav Jung denominó al fenómeno Sincronicidad, pero toda explicación científica resulta ciertamente complicada ante muchos de estos casos reales y situaciones que inspiran miedo y terror.

Realmente las casualidades son tal cosa o hay algo más detrás de lo que parece una mera coincidencia, o quizás existe una explicación psicológica o astrológica. El miedo, el asombro, y un sentimiento de cierto terror recorre como un escalofrío a los curiosos que ahondan en el mundo de las siniestras coincidencias.

Los presidentes de E.E.U.U. Lincoln y Kennedy

Existen muchísimos casos en los que se producen coincidencias de terror que generan miedo a los lectores pero centrémonos en algunos de los más célebres por ejemplo y para empezar observemos las increíbles coincidencias entre dos presidentes de Los Estados Unidos Lincoln y Kennedy. Lincoln fue nombrado congresista en 1847 y Kennedy fue nombrado para el mismo cargo en 1947. Lincoln alcanzó la presidencia en 1860 y Kennedy en 1960. Los dos median 1’83 metros de estatura. Los apellidos de ambos tienen siete letras. El secretario de Lincoln se apellidaba Kennedy y el secretario de Kennedy se apellidaba Lincoln.

Los dos fueron asesinados un viernes por un disparo en la cabeza y junto a sus mujeres, mujeres con las que ambos perdieron un hijo durante su estancia en la Casa Blanca. Booth disparó a bocajarro a Lincoln en el teatro Ford y se escondió después en un almacén y Oswald supuestamente disparó a Kennedy desde un almacén quien iba sentado en un coche Lincoln fabricado por Ford para luego ocultarse en un teatro. Sus supuestos asesinos nacieron respectivamente en 1839 y 1939. Sus nombres completos suman 15 letras, ambos eran sureños y fueron asesinados horas después sin llegar a confesar su supuesta culpabilidad.

Los sucesores de Lincoln y Kennedy

Los respectivos sucesores de ambos presidentes en el cargo fueron los senadores demócratas sureños Andrew Johnson y Lindon Johnson, con nombres de seis letras y mismo apellido, el primero nació en 1808 y el segundo en 1908 ¿Empiezas a notar el escalofrío, el miedo y terror ante tanta macabra coincidencia? Sin duda las “sincronicidades” resultan ante todo fascinantes y no dejan a nadie indiferente. La astrología por relacionarse entre las ciencias ocultas con los ciclos cósmicos y de la naturaleza da pie a la sugerencia de explicar algunas de las sincronicidades.

El Encuentro del Rey Humberto I

La siguiente que voy a exponer obedecería a patrones de índole astrológico. De hecho se la ha llegado a denominar como El Encuentro del Rey Humberto I de Italia con su Gemelo Astrológico. Y también como coincidencias de terror, ciertamente inspira miedo. El Rey Humberto I de Italia, nacido en 1844 y fallecido en 1900, fue protagonista de un suceso que ha dado pie a todo tipo de hipótesis. En la noche del 28 de Julio de 1900 el monarca se dispuso a cenar en un restaurante de Monza.

Sobresaltado el Rey por el sorprendente parecido físico entre él y el posadero decidió mantener con él una charla. Los detalles de aquella tertulia a dúo le sobrecogieron aún más. El dueño del restaurante también se llamaba Humberto como el Rey. Nació el mismo día, a la misma hora, y en la misma ciudad que el Rey. Inauguró el restaurante el mismo día que el Rey fue coronado. Se casó el mismo día que el monarca y las mujeres de ambos se llamaban Margarita.

Ante tales sorprendentes coincidencias de terror Humberto I invitó a su doble a un campeonato de atletismo que se celebraba la mañana siguiente. Con un asiento reservado en el palco el monarca esperaba la aparición de su “gemelo” cuando su ayudante le comunicó que el dueño del restaurante había sido asesinado a balazos cuando se disponía a entrar por la puerta 1 del recinto. Humberto I llevado por un macabro presentimiento de miedo y terror se dispuso a buscar su carruaje cuando el anarquista Gaetano Bresci le disparó a bocajarro ocasionando la muerte del monarca entrando a su coche de caballos.

La novela titulada “Futility” de Morgan Robertson

En la literatura también se han dado casos de sincronicidades cuya posible explicación entraría en el terreno de la videncia y la profecía. Un escritor americano Morgan Robertson publicó en 1898 una novela titulada “Futility”. En su obra, anterior en 14 años al hundimiento del Titanic cuya tragedia real aconteció en 1912, el escritor detalló como un gran trasatlántico Británico al que en su novela bautizó con el nombre de “Titán” calificado en la novela por sus constructores como un navío poco menos que insumergible corría un triste destino al naufragar tras chocar contra un gran iceberg. Las correspondencias con el Titanic descritas en la obra literaria de Robertson son abrumadoramente coincidencias de terror. Los detalles, como el tamaño del buque de 800 pies, la hora del naufragio a la media noche, el número de pasajeros que viajaban en el crucero unos 2000, entre otros muchos detalles incluyendo la cantidad de 24 botes salvavidas, causa asombro, miedo, terror, el misterio de cómo este hombre logró conectar su imaginación con el túnel del tiempo de un modo totalmente inconsciente.

La novela de Edgar Allan Poe  “The Narrative of Arthur Gordon Pym

Miedo y también terror produce ésta otra Coincidencias de terror representada como profecía literaria de otro escritor americano Edgar Allan Poe quien en 1838 publicó su única novela, La narración de Arthur Gordon Pym. La obra narra como los cuatro supervivientes de un naufragio quedan a la deriva en un bote durante días y para no morir de hambre un grumete que recibe en la novela el nombre de Richard Parker acepta morir a manos de sus tres compañeros de naufragio para que no mueran de hambre, y de nuevo aquí los caprichos de la providencia nos conducen a una historia real que aconteció cuarenta y seis años después en un yate inglés llamado Mignonette que se dirigía a Australia en 1884.

Sus cuatro tripulantes naufragaron y tras 16 días a la deriva dos de los náufragos optaron por asesinar al joven grumete de 17 años para no morir de hambre, lo eligieron por no tener familia que mantener y encontrarse ya al borde de la muerte, curiosamente el joven grumete se llamaba Richard Parker. Podemos buscar explicaciones al misterio de las coincidencias en la astrología, la numerología, videncia, psicología, o en la simple casualidad pero sin duda en numerosos casos causan pavor, miedo, estupefacción, terror, o simplemente nos quedamos boquiabiertos ante semejantes coincidencias de terror.

2 comentarios en “Coincidencias de terror”

  1. Maricruz Palomares

    Mi filosofía siempre ha sido que no existen las casualidades, todo sucede porque ya esta escrito y así va a pasar.
    Aun así, no dejan de sorprenderme.

Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!