Horóscopo Negro Géminis

Horóscopo Negro Géminis

Horóscopo Negro Géminis del 20-21 de mayo al 19-21 de junio

Características: Signo de aire

Símbolos: Materia y Espíritu

Demonología: Astaroth

Día: miércoles

Número: 2

Gema mística: Berilo

Metal: Mercurio

Color: Gris

Aroma: Lirio del Valle

Gobierna : Pulmones

CALIDADES :

Vivacidad, inteligencia, diplomacia. Gran adaptabilidad, buen razonamiento, facilidad de asimilación y adaptación, curiosidad intelectual, imaginación fértil, buena elocución, tacto, brío, seducción.

FALTAS :

Mente superficial, versátil y dispersa. Inconstancia. Falta de concentración, paciencia e intensidad de esfuerzo. Inestabilidad, indecisión, mentira, farol.

PROFESIONES EN LAS QUE DESTACAN:

Actor, comerciante, diplomático, gestor de negocios, escritor, economista, editor, periodista, estadista, intérprete, lingüista, publicista, comercial, político.

CAMPOS PREFERIDOS:

Negocios – Bellas Artes – Diplomacia – Política – Medios de comunicación

CELEBRIDADES DEL SIGNO :

Isaac Albéniz – Jean Alési – Rey Alberto de Bélgica – Maurice Allais – Françoise Arnoul – Charles Aznavour – Eva Bartok – Presidente George Bush – Louis-Ferdinand Céline – Richard-Albert Céus –  Joan Collins – Luigi Comencini – Rey Constantino II de los Helenos – Jacques-Yves Cousteau – Tony Curtis

Los Nativos del Horóscopo Negro Géminis

Elegantes, frívolos, diletantes, los nativos de Géminis son seres seductores, con una inteligencia viva, curiosidades eclécticas y un gusto muy seguro. Poseen una gracia y una soltura naturales, un poderoso carisma que les hace ser queridos por todos y atraer la simpatía. La suerte les sonríe, todo les sale bien o casi, tanto que a menudo, demasiado seguros de sí mismos, malgastan sus bazas precipitando las etapas, dispersando sus esfuerzos, pasando de un proyecto a otro sin esperar a que el primero esté terminado.

Si los geminianos son personas superficiales y polivalentes, la abundancia de activos que tienen en su juego, su intuición y su sentido innato de la psicología, les permiten triunfar donde cualquier otro se rompería la espalda.

Hábiles, con gran destreza intelectual y manual, odian la rutina. Mucho menos dotados para el trabajo a largo plazo que requiere paciencia y tenacidad, evitan los esfuerzos físicos y las tareas repetitivas.

El contacto del nativo es agradable y cálido. Tienen un buen sentido del humor, son joviales y llenos de humor, y son la atracción de una comida familiar, un banquete o una reunión.

Un cónyuge agradable, apenas es fiel y la vida junto a un nativo de este signo no será fácil. Miente con gracia, inventa historias, juega y envejece bien.

Es entre los Géminis donde se cuentan más seductores con sienes grises o musas elegantes que los jóvenes cortejan.

EL NATIVO DE GÉMINIS: LO NEGATIVO

El nativo de Géminis es un hablador inestable, un fanfarrón superficial sin seguimiento. Se escucha a sí mismo hablar y acaba por no saber si dice la verdad o miente.

A menudo lleva dos vidas distintas: una secreta, la otra pública, exhibida con complacencia para la galería. Muy romántico, con una imaginación fértil, nunca escucha a los demás, nunca reconoce sus defectos, culpa a los demás de sus torpezas.

Es el tipo perfecto de vendedor ambulante, periodista corrupto, revolucionario sanguinario, artista llamativo, estafador o político taimado.

Cambia naturalmente de opinión como de camisa y pasa de un extremo a otro en un santiamén. Se interesa por todo y por nada, sin llegar nunca al fondo de las cosas.

En los negocios es un formidable embaucador, un ladrón escurridizo, desordenado y perverso. No sabe cómo sopesar sus decisiones. Su prodigiosa versatilidad le impide llevar a cabo sus empresas.

Un mal gestor, pierde rápidamente lo que gana, pero casi siempre tiene suerte. Hablador, mentiroso, superficial, sin escrúpulos, el nativo de Géminis suele ser un brillante profesional de la política. Si tiene tendencia a enredarse en asuntos oscuros, siempre sale de los peores líos.

También tiene mucho éxito en profesiones artísticas como la pintura o los espectáculos de variedades, el periodismo o la diplomacia.

En la vida cotidiana, es una tabla podrida. Cuando se trata de dinero, quiere ganar mucho, rápidamente y sin demasiado esfuerzo. En cuanto tiene algo, lo gasta a un ritmo espantoso. Es muy reservado y no confía en nadie.

Cuando la situación política se presta a ello, puede convertirse en un terrorista o en un dictador sanguinario.

El amor es sólo otra distracción para él. Necesita largos preliminares, caricias refinadas, un coqueteo a fondo antes de poder actuar. Prefiere los amores cerebrales y el desenfreno literario a los abrazos.

Le gusta masturbarse, le encanta mirar por el ojo de la cerradura. Infiel por naturaleza, es una mariposa. Le gustan las mujeres ingeniosas y elegantes, que le comprenden, que tienen ganas de aprender de él, que son un poco maternales, pero su perversidad le ayuda a revolcarse en el estupor en compañía de viles criaturas capaces de satisfacer todos sus vicios.

También le gustan los chicos guapos, las chicas de la calle o las viejas aristócratas que son un poco de poca monta. Nunca se debe hablar con él de cosas serias. Odia las complicaciones, las historias de enfermedades, los accidentes y los desastres.

EL NATIVO DE GÉMINIS: LO POSITIVO

Este caballero dinámico, ambicioso y trabajador, siempre elegantemente vestido, tiene muchas cuerdas en su arco.

Su encanto natural, su brillante conversación, atraen la simpatía de los demás. Su capacidad de adaptación le permite colarse en cualquier molde, coger los trenes y aprovechar las oportunidades de un vistazo. Su imaginación le lleva a realizar muchas y variadas actividades.

Muy afortunado, siempre se queda con el lado bueno de las cosas, sabiendo combinar lo útil con lo agradable. Es un experto en todo, a veces incluso un genio, y se encuentra muy a gusto en los salones.

Es el adorno de los consejos de administración, la joya de las embajadas, el centro de atención de los congresos y las reuniones sociales.

Alegre, vivaz, juguetón, excelente bailarín, brillante conversador, es el caballero ideal de brillante armadura por el que se pelean todas las mujeres guapas, el favorito de las aspirantes a suegras que tienen hijas para casar.

En el amor, le gustan las bromas, el coqueteo y las caricias preliminares. Sabe tomarse su tiempo, elegir un entorno elegante, preparar un ambiente silencioso con luces tenues.

En la cama saborea, afina, antes de llegar a la pieza de bravura que ejecuta como un virtuoso. Prefiere a las chicas elegantes e ingeniosas, a las mujeres refinadas, que a las guapas saltimbanquis.

Pero no se puede contar con él para la constancia, la fidelidad o el amor eterno. Bonita mariposa, revolotea de flor en flor, sabiendo llevar a cabo diez intrigas a la vez, mintiendo con aplomo, engañando con elegancia, sin dejar de ser amado.

Ecléctico, incluso se siente muy cómodo en el papel de «desertor del carril de las damas» y puede seducir en la misma noche y en la misma cama a una chica guapa y a un gitón.

LA NATIVA DE GÉMINIS: LO NEGATIVO

Su carisma satánico, su feminidad viciosa pero intuitiva y radiante atraen sin dificultad a los hombres a sus peligrosas redes donde, como una mantis religiosa, los explota vergonzosamente antes de devorarlos sin darles nada sólido a cambio.

Arrogante y frívola, es una coqueta pretenciosa que envenena la vida del tonto que le ponga un anillo en el dedo.

Gasta el dinero de la casa sin contar con el coste, creyendo que el marido sólo está para darle la buena vida que se merece, que es su deber proporcionarle.

Ni siquiera será recompensado con placeres eróticos, pues pronto lo hará lucir unos ventajosos cuernos. La autóctona miente mientras respira, se pierde en divagaciones, se recrea en la más mínima palabra.

Es una lengua viperina, cuyos comentarios calumniosos pueden incluso sembrar la discordia en las familias más cercanas. Nunca hay que confiarle un secreto.

Cuando se trata de dinero, es insaciable. Acapara, extorsiona, exige donaciones, legados, seguros de vida y no se avergüenza de especular con la muerte de su cónyuge.

Destaca en el mundo del espectáculo, el comercio de lujo, la moda, el teatro de butaca y la literatura de estación. Es poco constante y necesita cambiar de actividad, lo que le deja mucho tiempo libre.

 En la cama, es una habladora que realiza operaciones eróticas a su manera y para su propio placer. Adora las fiestas elegantes y sociales. Clítoris, sólo pierde realmente la cabeza ante las embestidas de un amante forrajero.

Muy preocupada por su figura, pasa horas en su mesa de maquillaje, se mantiene joven en apariencia durante mucho tiempo y siempre se equivoca sobre su edad. Cuando se viaja, nunca hay que llevarla a una gárgola o a un motel.

Sólo le gustan los hoteles de lujo de cuatro estrellas y los restaurantes gourmet.

LA NATIVA DE GÉMINIS: LO POSITIVO

Esta exquisita criatura, esta baratija, esta tanagra, es ante todo una persona cerebral cuya delicadeza de corazón se revela en las más pequeñas acciones.

Con un temperamento sensible y artístico, refinado, es muy astuta y ejerce su seducción sobre todos, hombres o mujeres. Es una mujer de fuerte voluntad que sabe a dónde va y lo que quiere.

Ella elige a los hombres y, en su casa, dirige su pequeño mundo con una vara. Muy rara vez, hay que decirlo, se encuentra con una voluntad más fuerte que la suya, un temperamento que la domine: la nativa se aparta entonces y se deja llevar por la correa, como un animal bonito, obediente y fiel.

En la vida cotidiana, es una compañera preciosa que apoya a su pareja con inteligencia. Sabe cómo encantar y seducir a sus superiores o a sus relaciones comerciales, para convencerles de que firmen un contrato ventajoso.

Recibe con pompa, en una casa elegante y bien cuidada. Le gusta la distinción, los hombres eruditos, la gente de cierta clase. Aborrece la vulgaridad y las malas compañías.

Para ella, el amor es ante todo un sentimiento, una exaltación del espíritu, un juego. Necesita refinamiento, suavidad, caricias.

En la cama le encanta que la traten como a una niña pequeña, que la abracen y la mimen. Le gusta hacer el amor mientras escucha música, transpone sus sensaciones en puro arte, se vuelve romántica y empuja el refinamiento intelectual hasta el punto de leer poemas mientras toma